jueves, 27 de septiembre de 2012

Gerard, el oscuro (la columna de Vivir en El Poblado)


 
El problema de esperar centenarios para acordarse de la gente, es que la memoria se vuelve cuadriculada. Hay algo de vulgar y escandaloso en la unanimidad con que recordamos al héroe de turno, para luego sumirlo en un olvido insultante. Otro problema de recordar con efemérides es que sólo unos pocos tienen cabida en ese manoseo de pocos días que llaman inmortalidad. He pensado todo esto al decidirme a hablar de un oscuro personaje que vivió en Inglaterra entre 1844 y 1889, un sacerdote jesuita de vida reducida y pocos dones, que personifica en buena forma las masas anónimas a las que nunca se les va a celebrar su centenario.

Leer más

1 comentario:

  1. Tétrica pero a la vez conmovedora la historia que escribes en esta columna, Gustavo. Sabes me gusta mucho, porque aveces suelo pensar que todos alguna vez hemos tenido un amigo como Gerald o tenemos algo de él, en nuestra naturaleza humana, pues cuando solemos escribir muchas veces somos criticados y muy pocas aceptados; sin saber que cada uno tiene un estilo diferente. Pero en especial, devela diversas formas de mostrar la pasión.

    ResponderEliminar