jueves, 12 de enero de 2012

La faz de la tierra - La columna de Vivir en el Poblado

El pasajero de piernas largas estaba contrariado. Se preguntaba si podría sostener por cinco horas la posición aparatosa a que lo obligaba la puerta de emergencia del avión. Se disculpó con el hombrecito que se sentó a su lado, por tener que imponerle una rodilla mastodóntica, pero el hombrecito le dijo que no había problema y se dispuso a refugiarse en las páginas de un libro.

 Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario