jueves, 20 de diciembre de 2018

El roce de otras vidas

La columna de Vivir en El Poblado




El invierno en Siberia invita a recogerse en la tibieza, a ver el mundo a través de cristales que separan del frío y la blancura, del anochecer temprano, del paisaje desierto de donde las criaturas también han desertado. La noche es larga y callada y solitaria, podría invitar a pensar que has llegado donde estás porque erraste el camino, pero basta un gesto leve y distraído para que el mundo parezca estar más cerca, para que voces e imágenes amadas se asomen y resuenen en ese espacio donde solo sonaba el refrigerador de vez en cuando, algunos pasos remotos en un piso de madera, un ladrido distante, un silencio elocuente y constante que ya dura tres lustros y no parece dar indicios de querer acabarse.

Aeropuerto Internacional de Miami


From the " School of Liberal Arts Newsletter"








jueves, 6 de diciembre de 2018

El hijo de Hércules



“¿Qué es eso chiquito y arrugado que todos llevamos por detrás?” Al principio la pregunta se confundió con las conversaciones de los pasajeros, pero pronto se produjo un silencio general. Hubo algunas risitas. El hombre aprovechó que ahora tenía la atención del respetable y volvió a preguntar. Nadie se atrevió a dar la respuesta que estábamos pensando. Era evidente que se trataba de una adivinanza maliciosa para la que habría una respuesta tan inocente como lógica.