miércoles, 28 de septiembre de 2011

Un harén espiritual

"Más allá de mi jardín, hay una franja de árboles que es diferente cada uno de los trescientos sesenta y cinco días. A veces se ve tan próxima como un cercado, y a veces tan remota como una difusa y fiera nube del atardecer. Ese mismo principio (a propósito) se aplica al difícil problema de las esposas. La variabilidad es una de las virtudes de la mujer. Eso evita la burda condición de la poligamia. Mientras tengas una buena esposa tienes asegurado un harén espiritual".
Sustos y digresiones, GKC

jueves, 22 de septiembre de 2011

The seventy-ninth cat

Have you ever tried the experiment of saying some plain word, such as
"dog," thirty times? By the thirtieth time it has become a word like
"snark" or "pobble." It does not become tame, it becomes wild, by
repetition. In the end a dog walks about as startling and undecipherable
as Leviathan or Croquemitaine.

It may be that this explains the repetitions in Nature, it may be for
this reason that there are so many million leaves and pebbles. Perhaps
they are not repeated so that they may grow familiar. Perhaps they are
repeated only in the hope that they may at last grow unfamiliar. Perhaps
a man is not startled at the first cat he sees, but jumps into the air
with surprise at the seventy-ninth cat. Perhaps he has to pass through
thousands of pine trees before he finds the one that is really a pine
tree. However this may be, there is something singularly thrilling, even
something urgent and intolerant, about the endless forest repetitions;
there is the hint of something like madness in that musical monotony of
the pines.
GKChesterton

viernes, 16 de septiembre de 2011

Cuento corto

Haz click para ver la imagen ampliada.

El olor de tu deseo

Llega hasta mi nariz. Se desliza y visita los abismos de mi cuerpo. Viaja a través de mí. Llega en forma de música, de vieja melodía que resuena en el silencio del cerebro. Nace en un planeta primigenio de tu cuerpo, un mundo de tempestades y de lava, de vida arrastrándose y naciendo. Me dice que me espera, que anhela el momento del encuentro, el instante en que los dos sólo seamos un intenso sacudir de dolores y moléculas. Me llama con impaciencia y nostalgia.

Y me quedo aquí cantando esas viejas melodías que me llegan al cerebro cuando huelo tu deseo.
De "La risa del muerto"

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Sobre Bajas Pasiones. Octubre 28 de 1990.

Disculpen el tono nostálgico, pero es que tengo juguete nuevo (un scanner) y un montón de papeles que me tienen recordando.
Aquí un comentario de José G. Anjel, en el suplemento literario de El Colombiano, del 28 de octubre de 1990. Veinte añitos no más...


SE PUEDE HACER "CLICK"SOBRE LAS FOTOS PARA VERLAS MEJOR..



Escandinavia