jueves, 9 de febrero de 2012

Dios te salve, Sofía


De Sofía conservo recuerdos remotos. Me parece estar viéndola, hace casi treinta años, un día de playa y de arena caliente y de sol de verano. Sofía quería llegar a algún lado, pero la arena ardía como ascuas. Caminar sin calzado le habría quemado los pies
Leer más

No hay comentarios:

Publicar un comentario