jueves, 19 de julio de 2012

Sobre la fuerza de nuestra fantasía -La columna de Vivir en El Poblado



“Si, en el momento de la concepción, una mujer piensa en otro hombre­ –presente o ausente– el niño que nazca tendrá semejanza con el hombre en quien la mujer pensaba”. La afirmación es de Lemnius, un médico holandés del siglo 16, y aunque la ciencia de hoy diga lo contrario nuestro pensamiento insiste en proponernos que algo cierto debe haber en esa afirmación. El hecho de que el hombre en quien la mujer piensa pueda estar “presente o ausente” le agrega a la escena unas curiosas posibilidades.

Leer más

1 comentario:

  1. Me gusta tú columna, es muy cierto Gustavo, porque los seres humanos nos estamos dejando llevar por las sugestiones que nos producen los actos de la cotidianidad, porque aveces hemos la frontera de lo real e imaginario, gracias a los miedos a los que nos vemos expuestos.

    ResponderEliminar