sábado, 12 de mayo de 2018

De "Alquitara"





Estábase una vez Flor Isabel cantando alegremente por los campos, soñando con el día en que por fin encontraría el príncipe al que haría su señor.
Tendíase en la hierba conmovida, llamando atardecer para hacer rojecer su extático abandono voluptuoso.
Y, estando que se estaba en esas cosas, llegó un sujeto sucio y trajinado.
Sus ojos pedían agua; sus labios, lobreguez.
Y su fuego exigía un holocausto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario