jueves, 22 de noviembre de 2012

Yucatán


 
Las lunas y los cielos,
la claridad y el viento,
encuentran sus caminos y se marchan
Versión de un texto maya.

1

Los pies desnudos
en el mar y la tierra.
La casi luna llena.
Las manos en la arena
tejen una promesa.
2
Volando en el agua
contigo en el alma
me fue concedida
la llave del mar.
3
La clara luna llena,
el aire transparente,
el lento estigma negro
en el lienzo del mar.
4
En la profunda
sombra del zapato
el escorpión
espera al caminante.
5
Fruta tropical
Obsedido y ausente
muerdo
la carne dulce del tiempo.

6
Iguana
Cuando las piedras
tienen hambre
salen a caminar.
7
Soy un coro incansable,
un furor soterrado,
una voracidad
que se devora,
que estalla en colores
un trasegar constante
entre nunca y ahora.
Soy la selva que mira
su rostro inconcebible
y luego se abandona.
 
8
Rumor de batalla
Dieciséis
silenciosos soldados
viajan la pirámide.
Llevan cascos rojos,
sus patas son largas,
cuando uno se mueve
se mueven los otros.
A veces olvidan
si huyen de la muerte
o van a buscarla.
9
A las seis de la tarde,
la hora en que los mapaches
ávidos y puntuales
atienden el llamado
del manjar de los dioses
y el cazador despierta
su avidez y sus armas
supe que procurarte
también era una forma
de marcharme.




Del libro inédito, Penínsulas extrañas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario