jueves, 21 de febrero de 2013

Arturo, el misógino - La columna de Vivir en El Poblado

Arthur Schopenhauer (1788-1860)


Cuando empiezo a sentirme como el Ismael de Moby Dick, que miraba con atención melancólica –y quizá esperanzada– los desfiles funerarios, suelo recurrir a mis amigos escépticos para curarme. Cioran es uno de ellos. Basta buscar sus contundentes aforismos para curarse de vanas ilusiones, para instalarse tranquilos en esa nada fugaz que es la conciencia de estar vivos. Schopenhauer es otro.
Esta semana decidí conversar con don Arturo Schopenhauer. Empecé riendo un rato con sus ideas sobre las mujeres. Me divierte pensar que hay damas que se ofenden con lo que dijo el filósofo alemán, sin darse cuenta de que son los elogios más certeros que se han podido hacer sobre las madres, esposas e hijas de la humanidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario