viernes, 31 de enero de 2014

Uno de Félix Grande (Mérida, Badajoz, 4 de febrero de 1937 - Madrid, 30 de enero de 2014)

Leer


                      He escuchado en los libros
                      sabias declaraciones de ignorancia
                      El sereno y profundo
                      envuelve sus palabras
                      en un humilde celofán de duda
                      que les hace adquirir la humilde magia
                      de lo sincero. El sabio entre los sabios
                      todo lo más dilata las distancias

                      De todo el inventario
                      de voces y de páginas,
                      en el fondo del pecho sólo queda
                      sones de adiós, palabras de campana

                      Largos millones de vocablos suben
                      por los largos millones de gargantas;
                      brotan alegres de las bocas, cobran
                      en el espacio su silencio, pasan
                      por las viejas fronteras del oído
                      su silenciosa y nueva forma al alma
                      y, una vez en el fondo de los seres,
                      se desnutren, se callan y se apagan.

                      Sólo quedan después tiernos vacíos
                      voces de adiós, palabras de campana.


Madrid, agosto de 1995.

No hay comentarios:

Publicar un comentario