jueves, 14 de agosto de 2014

Pensándolo bien - La columna de Vivir en El Poblado.


   Pensamos que pensamos pero, pensándolo bien, es muy poco lo que de veras pensamos. La vida se nos escapa en actos irracionales. Viajamos por el mundo enceguecidos por prejuicios, por creencias infundadas, por supersticiones primitivas y por todas las mentiras que nos han inoculado.


   Creemos, por ejemplo, en las estadísticas. Si alguien nos dice que en un restaurante hay un grupo de personas cuya fortuna promedio es de mil millones de dólares, imaginamos las mansiones de ese  montón de magnates.  A nadie se le ocurre que Bill Gates pueda comerse una empanada. Lo mismo ocurre con las encuestas. Tenemos la tendencia a creer que las encuestas reflejan la realidad y acomodamos nuestras decisiones para no quedar fuera de las mayorías.

Leer el texto completo en Vivir en El Poblado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario