viernes, 28 de febrero de 2014

En el libro vivo


Con mucha reticencia, me dejé involucrar en el asunto. Dos años atrás, la colega colombiana de la universidad había llevado unos estudiantes a San Andrés y la experiencia seguía generando comentarios entusiastas. Insistió en que mis conocimientos sobre García Márquez  permitirían hacer un viaje similar a Cartagena.  Al final accedí, con la condición de que ella me ayudara con los asuntos prácticos. A mediados de enero empezamos el curso y discutimos El amor en los tiempos del cólera. Así nos fuimos adentrando en ese mundo que en pocos días se materializaría ante nosotros.

Llegamos a Cartagena, dos profesores y once estudiantes, el sábado 15 de febrero a las nueve de la mañana. Fugitivos del invierno, acogimos sonrientes el calor y la brisa. Cuatro tenían vínculos con el mundo hispano. Otros dos habían estado en San Andrés y tenían idea de lo que verían. Para el resto el lugar al que llegábamos era tan desconocido como Marte o la Luna. 



Leer el texto completo en Vivir en El Poblado.

2 comentarios:

  1. YO QUIERO ESTAR EN EL LIBRO VIVO QUE CUENTA LAS HISTORIAS MARAVILLOSAS DE VIDA CON UN GRAN ESCRITOR QUE TRANSMITE MUCHOS SENTIDOS EN ESAS HISTORIAS MARAVILLOSAS DESDE TU ARTE
    ME FASINAN

    ResponderEliminar
  2. Yo anticipapaba lo que sentirías y que esta clase iba a ser una de las mejores hasta ahora en tu vida.
    Te anticipo también que regresaremos a Cartagena muchas veces más con otros tantos estudiantes porque ya hemos hecho el contacto y no podemos dejarlo allí...

    ResponderEliminar