jueves, 16 de mayo de 2013

Reflexiones de un autor póstumo





    Soy lento de entendederas. La semana pasada descubrí que aquella chica, hace treinta años, no sólo me invitaba a estudiar juntos ese fin de semana que sus padres estaban de viaje. Pero supongo que ya es tarde para ese examen. Cuando alguien quiere ofenderme, no sólo tardo en entender que es una ofensa, sino que la respuesta se me ocurre cuando el otro no está cerca ni se acuerda. He sentido paisajes o emociones después de varios años. Estoy condenado a vivir mis experiencias durante la repetición en cámara lenta. Tal vez por eso escribo. También soy pésimo para las reuniones numerosas. Los barullos me aturden, se me enreda la lengua. Siento urgencia de correr a un lugar solitario para poder pensar. Tal vez por eso también soy un autor póstumo.

Leer la nota completa en Vivir en El Poblado

No hay comentarios:

Publicar un comentario